¿Cuántas veces al día te lavas las manos?

Aunque parezca un acto sencillo y rutinario, es importante dedicarle un mínimo de tiempo al lavado de manos para eliminar virus, bacterias y no correr riesgos innecesarios.

Mujer lavando las manos con agua y jabón.

¿Sabías que puedes reducir las infecciones si te lavas las manos frecuentemente y de manera correcta?

En el artículo de hoy te mostramos la importancia de realizar un buen lavado de manos, para tu vida diaria y también para tu trabajo, en especial si perteneces al sector sanitario.

1. DÍA MUNDIAL DEL LAVADO DE MANOS

¿Sabías que existe un día mundial del lavado de manos?

Se celebra el día 15 de noviembre desde el año 2008, fecha en la que la Asociación Mundial del Lavado de Manos (GHP) movilizó a 120 millones de niños en 73 países para que se lavasen las manos con jabón.

Niños lavándose las manos durante el día mundial del lavado de manos

Actualmente, este día es respaldado y celebrado por gobiernos, instituciones internacionales, organizaciones civiles, organizaciones no gubernamentales (ONG), empresas privadas y comunidades de todo el mundo.

En 2017 el tema fue ¡Nuestras manos, nuestro futuro!, para hacernos reflexionar sobre la importancia de lavarnos las manos para proteger nuestra salud y construir nuestro futuro.

Descargar Guía del Día Mundial del Lavado de Manos

Logotipo del Día Mundial del Lavado de Manos

2. LA IMPORTANCIA DE UN BUEN LAVADO DE MANOS

Todos los profesionales de la salud señalan la importancia del lavado de manos para mantener la higiene personal y para evitar la presencia de diferentes tipos de enfermedades.

Un buen lavado de manos previene de enfermedades infecciosas: es un acto muy sencillo que puede evitar que contraigas enfermedades respiratorias agudas, diarrea, etc…

Evita la transmisión de enfermedades infecciosas a personas hospitalizadas: si eres PROFESIONAL SANITARIO, evita que los pacientes contraigan enfermedades que pueden ser fatales en su estado.

Elimina la flora bacteriana transitoria, que es aquella que no reside normalmente en la piel pero que adquirimos de una fuente contaminada.

3. ¿CÓMO REALIZAR UN BUEN LAVADO DE MANOS EN EL MEDIO HOSPITALARIO?

Existen dos técnicas principales de lavado de manos en el medio hospitalario: el lavado de manos ordinario o aséptico y el lavado de manos quirúrgico

A continuación vamos a ver como realizar el lavado de manos en cada una de ellas.

3.1 LAVADO DE MANOS ORDINARIO O ASÉPTICO

Debes realizarlo con agua y jabón normal, siempre al entrar y salir del hospital.
Comienza por la punta de los dedos y llega hasta las muñecas, con movimientos circulares, insistiendo en los espacios interdigitales y las uñas.
Cuando termines, aclara las manos con las puntas de los dedos hacia abajo y seca con una toalla desechable.
Debes emplear en el lavado al menos un minuto.
Tienes que hacer un lavado de manos ordinario o aséptico:
• Antes y después de atender a cada paciente.
• Antes y después de lavar a los enfermos.
• Antes de entrar y después de salir de las habitaciones de aislamiento.
• Siempre que se toque material, superficies u objetos contaminados.
• Antes y después de comer.
• Antes y después de ir al aseo.

Infografía sobre como realizar un buen lavado de manos

3.2 EL LAVADO DE MANOS QUIRÚRGICO

Debes realizarlo con jabón germicida (clorhexidina o povidona yodada), antes de entrar a quirófano o a la UCI.
Siempre tienes que quitar el reloj, pulseras o anillos que lleves.
Humedece las manos y los brazos, dejando resbalar el agua hasta los codos.
Aplica el jabón germicida en las manos y limpia las uñas con un cepillo. Tienes que seguir lavando y enjabonando hasta que llegues a los codos, manteniendo siempre las manos por encima del nivel de los codos.
Enjuaga cada brazo por separado desde la punta de los dedos hasta los codos.
Por último, seca con una toalla estéril desde la punta de los dedos hasta los codos, usando una cara distinta para cada brazo.
Debes emplear en el lavado al menos 5 minutos.
Tienes que seguir una serie de normas:
• No tocar el lavabo con el uniforme.
• Mantener las manos y los brazos separados del cuerpo durante el lavado.
• No cerrar nunca el grifo con las manos. En la actualidad los grifos se accionan con el codo o con el pie.
• Secarse sin mojar el uniforme.

Cirujanos lavándose las manos antes de entrar al quirófano

Escrito por:

Mª Alejandra Fernández Fernández

Licenciada en Biología

Share This